jueves, 14 de febrero de 2013

Acerico


El domingo por la tarde, que los niños estaban jugando en casa del vecino, por fin me atreví a sacar la máquina de coser, guardadita como estaba ella en su caja desde que hice la bolsa.
Como la semana pasada había podido comprar una cremallera y tenía tela sobrante de la bolsa, pues lo saqué todo, máquina, telas, caja de costura… todo lo necesario para hacer... ¡un neceser!
En seguida me puse a cortar la tela, la cuadré, la sobrehilé y, de pronto, me entraron los nervios ¿sabría poner la cremallera?
Para practicar con la máquina, pensé hacer otra cosa. Tenía unos cuadraditos ya cortados y me dije, “pues voy a hacer un acerico, que no tengo”. ¡Y manos a la obra! Pero no contaba con la dichosa canilla. ¡Otra vez se escapó el hilo! ¡y otra vez un rato intentando ponerlo! Pero lo conseguí. Y al fin tengo mi acerico.
Como ya me había envalentonado (y gracias a algún tutorial de internet), vi que el pegar una cremallera no tiene más misterio que cambiar el pie de la máquina. Y este es el resultado:


Y, este fin de semana, empezaré algo más elaborado que ya os mostraré.

3 comentarios:

  1. Fantástico!!!!! sigues así que lo haces muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Sera que tengo una buena maestra ;)

      Eliminar
  2. Vas que vuelas, a este ritmo ya mismo te haces alguna prenda de vestir, animo que tu puedes y si dudas ya sabes Beaaaaaaaa SOS Besos

    ResponderEliminar